La eficiencia energética, criterio cualitativo para la adjudicación en licitaciones públicas

La eficiencia energética, criterio cualitativo para la adjudicación en licitaciones públicas La eficiencia energética, criterio cualitativo para la adjudicación en licitaciones públicas

El 9 de marzo entró en vigor la nueva Ley 9/2017, de 8 de noviembre, de Contratos del Sector Público, que propone por primera vez como criterios de adjudicación de contratos algunos requisitos ambientales como la implantación de medidas de ahorro y eficiencia energética, el empleo de energía procedente de fuentes renovables y la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero durante la ejecución del contrato. La contratación del sector público representa alrededor del 13% del PIB de la economía de nuestro país, por lo que estos cambios normativos sin duda animarán a muchas empresas a poner en marcha medidas de eficiencia energética.

Las características ambientales de una oferta se considerarán a partir de ahora criterios cualitativos. Estos tienen que suponer, al menos, el 51 por ciento de la puntuación en los contratos de servicios, así como en los contratos que tengan por objeto prestaciones de carácter individual, como los servicios de ingeniería y arquitectura.

La nueva Ley, por la que se transponen al ordenamiento jurídico español las Directivas del Parlamento Europeo y del Consejo 2014/23/UE y 2014/24/UE, de 26 de febrero de 2014, incorpora normas más estrictas para vigilar las ofertas “anormalmente bajas” y establece que se rechazarán todas aquellas propuestas que no cumplan con las obligaciones de carácter social, laboral y medioambiental. El objetivo es conseguir una mejor relación calidad-precio en la adjudicación de contratos, lo que ha permitido incluir al objeto de contrato los aspectos medioambientales, que a su vez incluyen la eficiencia energética como criterio cualitativo.

Eficiencia energética, un valor al alza en la RSC

La imparable escalada de los costes eléctricos ha tenido un efecto positivo en el compromiso de las empresas por el ahorro y la eficiencia energética. Si hace unos años el branding y la reputación de marca eran la motivación principal de sus políticas de responsabilidad social y ambiental, ahora un 83% de los empresarios españoles identifica las mejoras en eficiencia energética como una de las principales iniciativas de RSC según un estudio del  International Business Report sobre RSC de Grant Thornton.

 

 

Contenido relacionado