La gestión energética: oportunidad para las empresas farmacéuticas

La gestión energética: oportunidad para las empresas farmacéuticas La gestión energética: oportunidad para las empresas farmacéuticas

Gracias a la realización de las auditorías energéticas de grandes empresas farmacéuticas, que superan los 10.000 m2, requeridas por el Real Decreto 56/2016, se ha podido comprobar lo sensibles que son a la variación de precios de la energía y cómo, con la mejora de la eficiencia energética y la implantación de Sistemas de Gestión Energética, se consigue mejorar su competitividad.

Las empresas del sector farmacéutico auditadas suelen estar compuestas por varias instalaciones de funciones muy diferenciadas y, por tanto, de comportamientos también muy diferentes:

  • planta de producción industrial

Dentro de la planta industrial los mayores consumos energéticos son los debidos al funcionamiento de los equipos de los procesos industriales tales como equipos de frío industrial, reactores químicos o de los procesos térmicos de producción de calor.

  • centro de distribución y logística

En el caso de que exista un centro de distribución, los consumos de climatización superan el 80% de los consumos energéticos debido a la necesidad de mantener unas condiciones precisas para conservar el producto.

  • edificios de oficinas y laboratorio

En todas las empresas auditadas, muchos de las instalaciones son edificios de oficinas, cuyo comportamiento energético es similar al de cualquier edificio de oficinas con consumos mayoritarios y similares en climatización e iluminación.

Grandes consumidoras de energía

De las auditorías realizadas se extrae que el control y seguimiento de los consumos es un aspecto esencial en la mejora de la gestión y eficiencia energética de las empresas farmacéuticas. Esto es así debido a que, a lo largo de todo el año, necesitan mantener unas condiciones de presión, temperatura y humedad muy estables.

Esto, además, hace que los consumos para la generación de calor para el proceso productivo y la climatización de las empresas del sector farmacéutico sean habitualmente muy elevados.

Medidas para la mejora y el ahorro energético

Las medidas que se suelen recomendar, por tanto, suelen coincidir en las siguientes:

  • mejora de la eficiencia de la generación de calor o frío
  • aprovechamiento del calor en las instalaciones de climatización
  • cambio del sistema de climatización por otro más eficiente
  • reprogramación de los horarios de funcionamiento de los equipos.

Esta última es una medida muy interesante puesto que se pueden conseguir importantes ahorros sin necesidad de realizar una inversión.

Por otro lado, la sustitución de los sistemas de iluminación por otro con lámparas más eficientes es una medida que suele darse en todo tipo de instalaciones, ya sean oficinas, como una planta industrial, debido a su elevada rentabilidad.

Con la implementación de todas estas medidas, los valores de eficiencia logrados en el conjunto de la empresa farmacéutica se sitúan entre el 5 y el 15%.

 Gestión energética y monitorización de consumos

La monitorización y gestión de energía realizados a través de innovadoras y especializadas herramientas de software, permite detectar consumos anómalos y realizar un seguimiento diario y continuado de los consumos en los distintos procesos de las plantas, lo que dará lugar a una mejora de la eficiencia energética de la empresa.

Un sistema de telemedida, además de incluir la monitorización de los contadores generales de electricidad y de gas de la planta, también dispone de otros equipos adicionales de submedida.

La submedida aporta datos de consumos parciales que facilita la distribución de los consumos y los costes energéticos por procesos, servicios o equipos, así como el análisis de la influencia de diferentes variables sobre los mismos; de las ineficiencias y de la evolución del comportamiento energético de la planta por unidad de producción (UPAs). También es muy interesante por su capacidad para realizar la verificación de los ahorros conseguidos mediante la implantación de medidas de ahorro y gestión.

El seguimiento y análisis de estos indicadores se convierte en un objetivo energético más para la empresa, que ayuda al grupo de trabajo a tomar decisiones organizativas y operacionales.

La gestión energética es, por tanto, un elemento indispensable para mejorar la competitividad de las empresas dentro del sector farmacéutico.

Contenido relacionado