Actualidad | Wednesday 18 September, 2019

5 trabas a la venta de excedentes en las instalaciones de autoconsumo fotovoltaico

El Real Decreto 244/19 regula las modalidades de autoconsumo fotovoltaico, detallando las condiciones administrativas, técnicas y económicas de las modalidades CON excedentes, que engloban:

  • aquellas acogidas a compensación de excedentes (el modelo simplificado), que necesariamente tienen que tener una potencia inferior a 100 kW.
  • las que venden sus excedentes al mercado (no acogidas a compensación).

Entre estas últimas se enmarcarían empresas del sector terciario, comercial e industrial con instalaciones de autoconsumo fotovoltaico más grandes y que quieren rentabilizar sus excedentes apostando por el modelo de venta de los mismos.

Transcurridos varios meses de su publicación, y una vez que hemos comenzado la tramitación de varias instalaciones de autoconsumo con venta de excedentes, resumimos en este post las 5 principales trabas que nos encontramos en este tipo de instalaciones:

1. Exigencia de Aval

Antes de solicitar el acceso a la red de distribución, se debe presentar un aval de 40 € por kW a instalar. Por ejemplo, para solicitar una instalación de 500 kW de potencia, deberemos depositar un aval de 20.000 €. En caso de que desistamos de la construcción de la instalación o que se incumplan los plazos previstos, corremos el riesgo de que se ejecute el aval.

2. Implicaciones como “productor eléctrico”

Ser productor de electricidad (incluso si es de origen fotovoltaico) implica declarar los beneficios obtenidos por esta actividad, inscribirse en el IAE en el epígrafe de productor y modificar los estatutos de la sociedad. Esto puede evitarse si el titular de la instalación fotovoltaica y por tanto, el productor, es un tercero diferente del “autoconsumidor”.

3. Incertidumbre de costes de conexión

Para conectar una instalación fotovoltaica a la red de distribución y así poder vender los excedentes, es necesario solicitar dicha conexión al gestor de la red de distribución de la zona. Los costes de conexión dependen fundamentalmente de la potencia demandada y la distancia al punto. Conviene contemplar posibles extracostes en el proyecto de autoconsumo fotovoltaico por esta partida, que sólo conoceremos con exactitud tras depositar el aval y remitir la solicitud de punto de conexión a la Distribuidora.

4. Retrasos en tener la instalación fotovoltaica operativa

Aunque el Real Decreto fija los plazos para que la Distribuidora responda a la solicitud de punto de conexión (quince días), posteriormente se ha de presentar el proyecto básico de la instalación y el programa de ejecución. Además, hay que contemplar que la Distribuidora puede requerir que se subsanen errores, ampliar información, etc. Por ello, debemos contemplar que este tipo de instalaciones con venta a red pueden tardar varios meses más de la cuenta en estar operativas.

5. Baja rentabilidad

El retorno del kWh de energía excedentaria que se vende bajo esta modalidad es menor que el kWh compensado (para instalaciones pequeñas), y mucho menor que el kWh autoconsumido:

a. La energía vendida está sujeta al pago de impuestos y peajes (Impuesto sobre el Valor de la Producción de Energía Eléctrica (IVPEE) del 7%; peaje de generación: 0,5%),

b. El productor está obligado a suscribir un contrato de representación en el mercado, que también implica un coste.

c. Bajo precio de la energía excedentaria: los edificios consumidores (por ejemplo, centros comerciales o industrias) reducen su consumo en fines de semana, el mes de agosto, o días festivos, y por tanto las instalaciones fotovoltaicas asociadas generan excedentes en esos días. Con el problema de que son días no laborables, donde la electricidad es muy barata y por tanto la remuneración al productor es menor.

d. En el caso del kWh producido por la instalación FV y autoconsumido, no sólo ahorramos el precio de la energía, sino todos los peajes asociados al kWh.

SHARE IT: