Post | lunes 27 agosto, 2018

Adiós halógenos. Momento óptimo para apostar por la iluminación LED

Tenían los días contados. Las bombillas halógenas han tocado su fin. Desde el 1 de septiembre, fecha en la que entra en vigor el nuevo reglamento que prohíbe su fabricación en toda Europa, ya no podrán ser comercializadas. Una vez acabado el stock en tiendas o proveedores, nos despediremos definitivamente de este tipo de luminarias, que vienen usándose desde hace un siglo. La iluminación LED, mucho más eficiente, duradera y rentable en términos de ahorro energético, ha convencido con sus ventajas a los consumidores. Quedan sin embargo aún empresas que no han sustituido sus bombillas incandescentes, halógenas o fluorescentes, ya sea por una cuestión de presupuesto necesario para poner en marcha un proyecto integral de renovación de iluminación, por no haberlo considerado como una prioridad, o por tener dudas acerca de la calidad de las luminarias LED en los primeros años de esta tecnología en el mercado.

tabla comparativa LED

El desarrollo de la tecnología LED y el abaratamiento de los costes nos sitúa en un momento óptimo para emprender un proyecto de relamping u optimización de las fuentes de luz.

Nuestra experiencia nos permite afirmar que empresas de sectores retail, restauración e industrial pueden obtener importantes beneficios en calidad lumínica y ahorro en la factura de la luz.

Proyecto integral con iluminación  LED

Si bien es cierto que la penetración de la iluminación LED en las empresas españolas ha ido creciendo progresivamente en los últimos cinco años, hay que reconocer que la recesión económica ha sido un freno a la inversión en proyectos de relamping integrales. En vez de eso, muchas empresas prefirieron ir sustituyendo las luminarias convencionales por otras led según se iban fundiendo; una solución que no es la ideal por varios motivos:
– Desde el punto de vista del mantenimiento, es más eficiente saber que todos los puntos de luz han sido actualizados en un fecha concreta y olvidarse del tema durante al menos 15 años gracias a las 50.000 horas de vida útil que presentan las lámparas LED.
– El ahorro energético de una instalación integral será obviamente mayor si todas las luminarias son LED.
– El factor estético es determinante para aquellas instalaciones con tránsito de público. El aspecto de los diferentes modelos de luminarias LED y la uniformidad de la luz que arrojan es un factor a tener en cuenta especialmente en el caso de restaurantes, tiendas y otros locales de uso comercial.

Asesoramiento profesional
A la hora de plantearse una actualización de los puntos de luz en una empresa, lo más recomendable es ponerse en contacto con una empresa con experiencia en proyectos de iluminación y eficiencia energética. Además de ahorrar tiempo, esta alternativa permite obtener un precio más competitivo para las luminarias, e incluso se pueden facilitar los trámites de la garantía.

Por último, hay que considerar que la instalación LED es una de las medidas que pueden implementar las empresas dentro de un plan global de ahorro y eficiencia energética. De hecho, dentro de las medidas que normalmente se recogen en una auditoría energética, el cambio de luminarias tiene un rápido retorno de la inversión.  Combinada con otras medidas con retorno en el corto y medio plazo y bajo el asesoramiento y posterior seguimiento por parte de expertos en eficiencia energética, la empresa puede alcanzar interesantes ahorros de energía que, por supuesto, tienen su repercusión en la cuenta de resultados.

¿Te interesa este tema? No te pierdas nuestros webinars sobre iluminación LED:
Criterios clave en implementación de LEDs.
¿Cómo afecta el LED a la instalación? 

COMPARTIR EN:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *