Post | martes 9 agosto, 2016

Lo que la certificación ISO 50001 puede aportar a la industria agroalimentaria de Chile

El crecimiento del sector agrícola en Chile ha sido importante en los últimos 25 años gracias al desarrollo de la agroindustria y a la creación de nuevas cadenas productivas y de distribución asociada a exportaciones de diferentes productos agroalimentarios, que reflejan cambios estructurales importantes para el rubro.
Uno de los focos claves para mantener la competitividad en la industria es el costo de la energía, la cual se encuentra fuertemente relacionada con los costos de sus operaciones, productos y servicios.

Un hito importante para abordar esta temática es la implantación de sistemas de gestión de energía basados en la norma internacional ISO 50001, que permite generar oportunidades importantes para establecer, implementar, mantener y mejorar continuamente un sistema de gestión de la energía. Sus beneficios son múltiples, ya que permite adoptar un enfoque sistemático para la mejora continua del uso energético de los procesos, productos y servicios que entrega la industria agroalimentaria.

La norma ISO 50001 tiene como objetivo mejorar el rendimiento energético de los procesos de una manera sistemática mediante el establecimiento de programas de inversión y de objetivos y metas que apunten a una gestión energética.

Algunos de los elementos claves de la ISO 50001 buscan identificar los roles, las responsabilidades y las necesidades de entrenamiento y formación, que agreguen valor a tus procesos productivos desde un punto de vista energético.

AGRICULTURA CHILENA MÁS COMPETITIVA GRACIAS A LA GESTIÓN ENERGÉTICA

Hoy en día la agricultura pierde competitividad cada vez que aumentan los costos de energía. En Chile, existen más de 600 mil hectáreas con riego tecnificado en las que se utiliza energía eléctrica para accionar las bombas de agua.

Las políticas energéticas internas de las empresas del rubro deben promover prácticas sustentables que incluyan proyectos enfocados al ahorro y a la eficiencia energética. De este modo, las empresas dan los pasos necesarios para ser competitivas en el tiempo, aprovechando los beneficios económicos del largo plazo.

La implantación de la norma ISO 50001 garantiza a las empresas el cumplimiento de la política energética, lo que contribuye a prevenir o mitigar cualquier impacto negativo que puedan recibir los productores vinculados con sus operaciones, productos o servicios. A su vez promueve el desarrollo de una industria alimentaria eficiente con sus recursos naturales.

[avatar user=”Eduardo Pizarro” size=”100″]Business Development Manager. Ingeniero de Tecnologías de Información y Energía de la Universidad Católica de Chile. Responsable de la conceptualización y el desarrollo de proyectos de Eficiencia Energética y de Gestión Energética en Chile.[/avatar]

COMPARTIR EN:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *