Post | martes 4 septiembre, 2018

Nucleares, térmicas y precios desorbitados de la electricidad

El mes de agosto hemos visto como el precio de la electricidad en el mercado diario se ha incrementado en un 35,5% con respecto a agosto de 2017. Y aunque el mercado ya nos tiene acostumbrados a estos disgustos periódicos, estamos ante un incremento lo suficientemente significativo como para preguntarnos:

¿Por qué el precio de la electricidad se ha disparado?

El objetivo de este post es precisamente analizar las causas de esta subida, que se explica en gran medida por el aumento de energía generada a través de tecnologías más caras, sobre todo de la energía térmica. El precio del carbón ha alcanzado recientemente los 100 euros/tonelada.

Las formas de generación de electricidad más baratas son las nucleares y las renovables (no gestionables). Las más caras, las de generación térmica de recursos fósiles y la gran hidráulica de embalse (gestionables).

El precio de la electricidad depende de la casación de oferta y demanda en nuestro mercado de energía, que es marginalista y responde a dos curvas de oferta: una para la oferta de compra de energía y otra para la oferta de venta de energía. En el cruce de ambas curvas se casa el precio de mercado para cada hora. Cuando por debajo del punto de casación de las curvas entran las térmicas, éstas marcan un precio elevado.

Casación precio electricidad

Teniendo esto claro, la siguiente pregunta que nos hacemos es:

¿Por qué se genera más energía con centrales térmicas sabiendo que es una tecnología más cara?
Pues por varios motivos:

Meteorología
Estamos teniendo días de escasez de lluvia y viento y mucho calor, por lo que hay mayor demanda de electricidad; la producción de energía renovable disminuye y se recurre a la producción energética del parque térmico.

Interconexiones
El parón de las nucleares ordenado por la Autorité de Sûreté Nucléaire (ASN), organismo que supervisa en Francia estas centrales, ha sido determinante en este cambio de tendencia. La ola de calor sufrida este último mes obligó a paralizar la producción en varias centrales para evitar que el agua vertida por los reactores calentara en exceso los ríos. Para cubrir el aumento de la demanda de energía, Francia y sus países vecinos, entre ellos España, como países exportadores de energía que son, han tenido que tirar del parque térmico.

La consecuencia en el mercado eléctrico español, tal y como veíamos: un mes de agosto con mayor generación por parte de las centrales térmicas, que a su vez son las que establecen los precios más caros en el mercado de casación.
El mes de agosto el incremento fue del 35,5% respecto a agosto de 2017 y el mercado a futuros indica que esta tendencia no va a cambiar en las próximas semanas.

Si quieres estar informado mes a mes de la evolución del mercado diario y a plazo de electricidad, suscríbete a nuestro Newsletter.

COMPARTIR EN:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *