Sin categorizar | martes 25 mayo, 2010

Cuatro municipios de A Coruña podrán ahorrar más de 150.000 euros

coruñeses de Santa Comba, Valdo Dubra, Vimianzo y Zas podrían alcanzar un ahorro anual conjunto de 158.000 euros, con la aplicación de medidas de eficiencia energética propuestas por CREARA, especialistas en eficiencia y ahorro energético, tras la realización de una serie de auditorías energéticas en el alumbrado y en los edificios públicos. La adopción de estas soluciones reduciría el consumo energético de estos consistorios en 660.500 Kwh. al año y, en consecuencia, también disminuirían  las emisiones contaminantes, todo ello sin afectar a la calidad del servicio. Este proyecto se ha desarrollado en el marco del programa de Promoción de la Eficiencia, Ahorro y Calidad Energética en los servicios públicos municipales 2007 – 2010 (PEACE), impulsado por la Diputación Provincial de A Coruña para los concellos de menos de 20.000 habitantes. Las auditorías han sido llevadas a cabo por la consultora especializada en ahorro energético, CREARA, tras el concurso convocado por la Diputación Provincial, con el objetivo de optimizar el consumo en la región. La eficiencia energética se está convirtiendo en uno de los principales instrumentos al servicio de los Ayuntamientos para reducir los gastos sin recortar los servicios prestados a los ciudadanos. De este modo los consistorios demuestran su compromiso con el ahorro y, además, contribuyen al cuidado del entorno, mediante la disminución de las emisiones contaminantes derivadas del alumbrado público.  Si se aplican todas las medidas propuestas, los municipios de Zas y Vimianzo podrían ahorrar un 21% de su factura energética en alumbrado en las calles y la iluminación y climatización de edificios públicos. Por su parte, Santa Comba podría lograr un ahorro del 19% y Valdo Dubra reducir un 9% lo que paga actualmente por estos conceptos. Las medidas propuestas han sido planificadas para conseguir los mejores resultados y tienen un plazo de amortización de entre dos y dos años y medio. Entre las opciones diseñadas para optimizar el alumbrado público se encuentran la sustitución de luminarias tipo globo o ineficientes por luminarias más eficientes, reducción del flujo de iluminación cuando es menos necesario o la instalación de relojes astronómicos para regular las horas de encendido y apagado. En el caso de la iluminación y la climatización de los edificios, en líneas generales, se recomienda la instalación de temporizadores y detectores de presencia, uso de perlizadores en los grifos, mejora de la regulación de las calderas e, incluso, la adquisición de sistemas para el aprovechamiento de las energías renovables como la solar térmica o la biomasa. Como medida complementaria dentro de los planes de eficiencia previstos en las auditorías para cada municipio, se realizaron estudios para la optimización de la contratación del suministro eléctrico. Estos informes buscan reducir el importe que se paga en electricidad con distintas soluciones, bien sea mediante un ajuste de potencia, un cambio de tarifa a una más adecuada a las necesidades del servicio o aplicando criterios de discriminación horaria.

 Auditorías energéticas

Con la realización de una auditoría energética se obtiene un análisis de situación sobre el modo de explotación, funcionamiento y prestaciones de las instalaciones, el estado de sus componentes, sus consumos energéticos y sus correspondientes costes de explotación. Todo ello con un triple objetivo: mejorar la eficiencia y el ahorro energético de las instalaciones, adecuar los equipos a la normativa vigente y, en el caso del alumbrado, limitar el resplandor luminoso y la contaminación lumínica.  ]]>

COMPARTIR EN:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *