Sin categorizar | martes 20 abril, 2010

Cuatro municipios extremeños podrían ahorrar 100.000 euros al año

Los municipios extremeños de Aceuchal, Villanueva del Fresno, Monterrubio y Losar de la Vera podrán ahorrar en total cerca de 100.000 al año –en concreto, 98.972 euros- al aplicar un conjunto de medidas de eficiencia energética recogidas en las conclusiones de las auditorías energéticas realizadas por CREARA,  especialistas en eficiencia y ahorro energético, en el alumbrado público de estas cuatro poblaciones. Además de los ahorros económicos, al gastar menos energía, los Ayuntamientos dejarán de emitir más de 418 Tep (Toneladas equivalentes al petróleo) al año.

Subvención para ahorrar energía

Los estudios se han llevado a cabo con el apoyo de la subvención de la Consejería de Industria, Energía y Medio Ambiente de la Junta de Extremadura con el objetivo de fomentar el ahorro y la eficiencia energética en las administraciones locales. Estos informes se realizaron siguiendo la metodología del Protocolo de Auditoría Energética desarrollado por el Instituto para la Diversificación y el Ahorro de Energía (IDAE), dependiente del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. La eficiencia energética de los municipios analizados es mejorable en todos los casos, aunque en distinto grado. Si bien Losar de la Vera ha demostrado ser el más eficiente – podrá reducir su consumo en 45.627 kWh, ahorrando 4.300 euros anuales-. Aceuchal será el que más se beneficie de las medidas de ahorro energético, ya que podría recortar su consumo en 527.945 kWh al año, lo que se traduce en un ahorro de 42.000 euros. Por su parte, Villanueva podría ahorrar 36.000 euros, reduciendo su consumo en 329.000 kWh al año. Por último, Monterrubio, podría reducir su factura energética en casi 17.000 euros, al conseguir un ahorro energético de 202.000 kWh anuales. Todo ello sin afectar a la calidad del servicio de alumbrado público. Aunque las medidas recomendadas por CREARA se diseñaron en función de las características específicas del alumbrado público de cada municipio, las directrices coinciden en la recomendación sobre la instalación de relojes astronómicos para regular el encendido y apagado de las luces; balastos de doble nivel con el fin de disminuir la potencia de las lámparas en las horas en las que menos se necesita y la incorporación de reflectores en las lámparas de tipo globo, así como el reemplazo de lámparas poco eficientes para reducir el flujo luminoso en algunas zonas. Las inversiones necesarias para abordar las mejoras se amortizarían en un plazo de entre tres (Aceuchal) y cuatro años (Losar), según cada caso. Los estudios se vieron completados por análisis de la facturación eléctrica con recomendaciones para reducir la factura energética también en cuanto a la potencia contratada, con el objetivo de adaptarla a las necesidades reales, así como a los recientes cambios en la regulación del sector eléctrico.

Reducción de emisiones contaminantes

La aplicación del plan de eficiencia en cada municipio podría tener, además, un efecto muy positivo en el medioambiente, ya que al ahorrar energía se reducen también las emisiones contaminantes, especialmente en lo que se refiere al CO2. La suma total lograda por los cuatro municipios sería de 418 toneladas de CO2 menos en al año. En este capítulo Aceuchal sería de nuevo el municipio más beneficiado al reducir un 59% sus emisiones de CO2 (211,7 toneladas), seguido de Villanueva que recortaría en 104,3 toneladas sus emisiones al año. Por su parte, Monterrubio y Losar conseguirían reducirlas en 84,66 y 18,25 toneladas anuales respectivamente.

Auditorías energéticas

Con la realización de una auditoría energética en el alumbrado público, o en cualquier edificio, se obtiene un análisis de situación que permite conocer el modo de explotación, funcionamiento y prestaciones de las instalaciones, el estado de sus componentes, sus consumos energéticos y sus correspondientes costes de explotación. Todo ello con un triple objetivo: mejorar la eficiencia y el ahorro energético de estas instalaciones, adecuar y adaptar los equipos a la normativa vigente y, en el caso del alumbrado público, limitar el resplandor luminoso y la contaminación lumínica. En los últimos años el ahorro energético se ha convertido en un instrumento eficaz para la mejora del medio ambiente y el control del gasto, por lo que las auditorías energéticas realizadas en los edificios y el alumbrado de uso público cada vez son más demandadas. CREARA, ingeniería especializada en ahorro y eficiencia energética y energías renovables, forma parte del Comité Técnico de Normalización 216 de AENOR, Energías renovables, cambio climático y eficiencia energética. Además, es miembro de la Plataforma Tecnológica Española de Eficiencia Energética (PTE – EE), impulsada por el Ministerio de Ciencia e Innovación y miembro de la Asociación de Empresas de Eficiencia Energética (A3e).  ]]>

COMPARTIR EN:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *