Sin categorizar | jueves 25 febrero, 2010

El restaurante Flash Flash podrá reducir un 12 por ciento su consumo energético

El restaurante Flash Flash Madrid podría reducir en un 12% (33.50MWh) su consumo eléctrico, según concluye una auditoría energética realizada por la consultora CREARA, especialistas en eficiencia y ahorro energético. Con la aplicación de las medidas contempladas en el estudio, el establecimiento podría conseguir un ahorro económico anual de más de 6.000 euros y disminuir sus emisiones contaminantes de CO2 en 10,27 toneladas en un año, es decir, el equivalente a lo emitido por 79 viviendas en España.

Subvención para el ahorro energético

El proyecto ha sido financiado parcialmente por el programa para pymes Innoempresa 2009 del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio. En este caso, dicha subvención ha sido gestionada por la Asociación Española para la Calidad (AEC). Otra parte de la financiación ha sido abordada por el propio restaurante. Las medidas recomendadas para el restaurante Flash Flash por los técnicos de CREARA consisten principalmente en la regulación de la temperatura de acuerdo con las indicaciones del Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía (IDAE), la mejora en la gestión de los electrodomésticos, el uso de perlizadores en los grifos, la instalación de balastos electrónicos, la sustitución de halógenos por fluorescentes eficientes o la adopción de equipos para eliminar el modo stand by. Todas estas medidas se amortizarían en el plazo de un año y no suponen impacto negativo alguno en la actividad del establecimiento. De la aplicación de esta batería de medidas se desprende, además, otro efecto positivo: la reducción de emisiones contaminantes derivadas de la actividad del restaurante. Al consumir menos también disminuyen las emisiones de gases de efecto invernadero como el CO2. En este caso sería una reducción de 10,27 toneladas al año. En los últimos años se ha producido una importante concienciación del sector turístico y de servicios sobre cuestiones relacionadas a la sostenibilidad, tales como reducción del impacto medioambiental, reciclado de residuos, aprovechamiento de los recursos naturales, ahorro y eficiencia energética, entre otros. El interés es clave para la supervivencia de estos establecimientos en tiempos de crisis como los actuales, puesto que la aplicación de planes de eficiencia energética puede suponer una importante reducción de su consumo energético y considerables ahorros económicos. El gasto energético de las empresas de restauración es una de las partidas más importantes dentro de los servicios exteriores y, por tanto, debe ser objeto de estudio prioritario por parte de los empresarios del sector con el objetivo de reducir su consumo energético. Esto redundará en un abaratamiento de sus costes y, por tanto, conseguirán ser más competitivos en el mercado. Pero para a empezar ahorrar lo primero es saber cuánto se consume y en qué. Para determinarlo se realizan las auditorías energéticas, cuyas conclusiones sirven para diseñar planes de ahorro y eficiencia energética con las medidas más adecuadas para cada caso. En este sentido, se estima que alrededor del 60% del consumo energético de una empresa de restauración se debe a la maquinaria existente (cocinas, principalmente), mientras que cerca de otro 25% se gasta en climatización – calefacción y aire acondicionado-.]]>

COMPARTIR EN:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *