Post | lunes 26 noviembre, 2018

Autonomía, criterio prioritario a la hora de comprar un coche eléctrico

La autonomía es una de las principales preocupaciones de los conductores que están pensándose pasarse al coche eléctrico. En el momento de decidir qué modelo adquirir, es importante tener claro las distancias y tipos de desplazamientos que se realizan con mayor frecuencia. En este post tratamos de dar las claves para elegir un modelo que responda a las necesidades de cada usuario y para entender estas cuestiones:

  • ¿por qué la autonomía de los coches eléctricos es, aún a día de hoy, limitada?
  • ¿cómo se calcula la autonomía de los coches eléctricos?
  • ¿cuáles son los coches eléctricos con mayor autonomía del mercado?

Autonomía y consumo de los coches eléctricos

La autonomía es, como decíamos, un factor clave a la hora de adquirir un coche eléctrico. Sin embargo, es previsible que la importancia de este criterio vaya diluyéndose en  los próximos años cuando el promedio de autonomía de los vehículos oscile entre los 600 y 800 kilómetros reales. En otras palabras: ocurrirá lo mismo que sucede ahora con la capacidad del tanque de combustible de los vehículos tradicionales, que es un detalle del vehículo sin mucho peso a la hora de decidir qué modelo se adquiere.

Las baterías de los coches eléctricos se miden en kWh. Esta característica define la cantidad de energía que pueden almacenar. Al igual que en los coches de combustión, no todos los coches eléctricos consumen lo mismo. Existen multitud de variables que influyen en su consumo, entre otros:

  • el peso del vehículo
  • la eficacia del motor
  • el tipo de conducción…

El consumo real del promedio de coches eléctricos del mercado ronda los 15 kWh/100 Km. El  consumo de los Tesla, que es un vehículo más pesado, está entre los 20-21 kWh/100 Km; mientras que los Smart tienen un consumo de unos 13 kWh/100Km.

Cálculo de la autonomía de los coches eléctricos

Hasta el 1 de septiembre de 2018, se utilizaba el protocolo NEDC para determinar la autonomía del vehículo eléctrico. Este protocolo se basaba en unas pruebas de laboratorio realizadas en condiciones muy ventajosas de temperatura, velocidad y otras variables muy poco exigentes y realistas.

A partir de esa fecha entró en vigor el nuevo protocolo de emisiones WLTP que endurece las pruebas que deben pasar los vehículos, de forma que las emisiones y la autonomía de estos se acerca mucho más a la realidad.

La autonomía de los principales coches eléctricos del mercado

Además de analizar la autonomía de un vehículo eléctrico antes de adquirirlo, también es importante valorar cuáles son las velocidades y modos de carga que permite cada modelo. Por ejemplo, el Renault Zoe y el Smart no permiten cargas ultrarrápidas en corriente continua (modo 4), pero sin embargo tienen velocidad de carga en corriente alterna superiores a otros modelos eléctricos.

Por el contrario, el resto de los vehículos permiten la carga modo 3 y 4. Necesitan más tiempo para cargar en corriente alterna (modo 3), pero pueden realizar cargas ultrarrápidas en electrolineras y en otros puntos de acceso público (modo 4).

La autonomía y el detalle de las baterías de los principales vehículos eléctricos se muestran en esta tabla:


Si quieres saber más sobre los tipos y velocidades de recarga de vehículos eléctricos y las variables a tener en cuenta, puedes registrate en el webinar del día 28 de noviembre, aquí.

COMPARTIR EN:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *