Post | jueves 17 enero, 2019

¿En qué consiste la financiación on bill? ¿Cómo funciona en el sector energético?

Todos estamos habituados a recoger del buzón, sin apenas tregua, facturas periódicas de los suministros que tenemos contratados: agua, gas, electricidad, teléfono, ADSL… En los últimos años muchas de estas facturas nos llegan a través de un menos invasivo email, eso sí, con el mismo efecto sobre nuestra cuenta corriente. Dado que ya existe una relación contractual entre el usuario y la compañía que proporciona dichos suministros, estas empresas buscan vendernos nuevos productos y servicios que incrementen su relación con cada uno de nosotros.
Además de proporcionar un nuevo producto, la empresa puede estructurar la venta y su forma de pago para que se “adapte” al modelo de cobro del suministro que ya presta. Este modelo de financiar productos a través de una factura periódica existente es la denominada financiación on bill.

Expliquémoslo con un ejemplo del mundo energético:

Un usuario que contrata la energía con la comercializadora X, puede a su vez contratar una instalación fotovoltaica para su hogar. La comercializadora le financia la instalación, y le cobra la misma en un plazo de 60 meses, a razón de una cuota al mes. Dicha cuota aparece como una línea extra en su factura de electricidad.

Ventajas de la financiación on bill

La financiación on bill se da tanto hacia particulares como a empresas. Sus ventajas, en ambos casos, son interesantes:

  • Se elimina la necesidad de inversión inicial
  • No suele computar como deuda
  • Se reduce el riesgo tecnológico y operativo, ya que el proveedor sigue vinculado mientras dura el contrato de financiación
  • Puede generar ahorros desde el inicio
  • Se centralizan servicios en una única factura mensual de un proveedor

En la actualidad, esta alternativa de financiación encaja muy bien con algunas soluciones energéticas, ya que permite generar ahorros operativos y contar con una solución implementada y su correspondiente servicio de operación y mantenimiento:

En los próximos años, tanto los particulares como las empresas incorporarán muchas de estas soluciones energéticas y la financiación on bill puede jugar un papel fundamental para facilitar su implantación sin necesidad de requerir grandes esfuerzos de financiación.

COMPARTIR EN:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *