Post | martes 25 septiembre, 2018

Precio y cantidad: dos variables clave para hacer frente al precio de la electricidad

La tendencia alcista del precio de la electricidad obliga a las empresas a revisar sus consumos energéticos. Independientemente de las medidas que el gobierno ponga en marcha dentro de su plan de choque hacia la transición energética, ¿cómo pueden las empresas protegerse frente a estos precios tan elevados en el mercado eléctrico?

El gasto energético de una organización puede abordarse desde dos variables: el precio o la cantidad de la energía.

La Cantidad – Consumir menos energía

Puede sonar evidente, pero el primer paso para rebajar la factura energética es reducir el consumo. Y esto se logra a través de medidas de ahorro y eficiencia energética. La herramienta para detectar qué actividades productivas generan mayores consumos y cuáles presentan mayor potencial de ahorro es la auditoría energética. Las medidas recogidas en un informe de auditoría son evaluadas por la empresa, que decide si poner en marcha todas ellas o solo aquellas que tienen un retorno de la inversión más corto.
Una de las medidas propuestas puede ser la instalación de tecnología de aprovechamiento de energías renovables. Si consumir la energía eléctrica del mercado es caro, ¿por qué no producir la energía que necesites mediante autoconsumo fotovoltaico?

En un panorama de precios elevados de la energía, subvenciones al autoconsumo y tecnología madura, a un coste competitivo, tiene sentido apostar por una instalación solar fotovoltaica para autoconsumo. Ya lo comentábamos en este vídeo y ahora nos reafirmamos: sí, es un buen momento para invertir en fotovoltaica.

El factor precio – Comprar más barato

De la mano de un buen asesor en compra de energía, una empresa también puede lograr ahorros interesantes. En este capítulo, es casi obligado hablar de los PPA (Power Purchase Agreement) o contratos de compra-venta de energía entre generadores y compradores. Este tipo de acuerdos suelen firmarse por un periodo de tiempo largo, de modo que se asegure un precio de venta estable a diez o más años. En España, la duración de estos contratos suele ser menor.

La conveniencia o no de firmar un PPA debe ser evaluada por una empresa especializada, pues implica el desarrollo de tareas con las que no todas las organizaciones están familiarizadas: selección del tipo de contrato más conveniente, estructuración y negociación de la parte técnica y económica del contrato, gestión de las garantías de origen, etc.

En el siguiente webinar analizamos el estado del mercado actual de la fotovoltaica para autoconsumo y las previsiones de futuro en el corto y medio plazo.

 

COMPARTIR EN:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *