Post | lunes 2 octubre, 2017

Cuánto ahorro se puede generar al implantar un sistema de gestión energética y monitorización

La monitorización, entendida como un proceso que nos permite conocer los consumos energéticos de una instalación, es una parte esencial en la gestión energética de una empresa. De otra forma no dispondríamos de información suficiente para poder actuar. El hecho de conocer mejor los consumos energéticos no hace que estos se reduzcan per se, pero no se puede ahorrar lo que no se conoce.
Monitorizar nos va a facilitar información útil que nos ayudará a conseguir un ahorro de energía detectando los consumos anómalos, como por ejemplo pueden ser los consumos fantasma que se pueden dar en las empresas durante la noche o los fines de semana.

Además, la monitorización nos permitirá comparar…

  • Entre distintas instalaciones que estén en distintas zonas climáticas para ver el impacto real de la zona climática sobre el consumo, o bien dentro de la misma zona climática para analizar la gestión que se está haciendo de los consumos en una instalación y otra.
  • En diferentes periodos. Comparar un consumo determinado respecto a un periodo anterior es algo muy importante en los Sistemas de Gestión de la Energía implantados o en proyectos de servicios energéticos en los que nos comparamos con una línea base para evaluar el ahorro que están teniendo una serie de medidas.

Toda esta información va a servir para detectar ineficiencias de energía y poder actuar sobre ellas, que será lo que nos permita conseguir ahorros.

Otra utilidad de los sistemas de monitorización en el ahorro de energía es establecer qué ahorro real se ha conseguido a partir de la implantación de una serie de medidas. Esta utilidad es esencial en los proyectos de servicios energéticos donde la empresa ESCO cobra un importe u otro, dependiendo de los ahorros conseguidos.

En definitiva, la monitorización es una herramienta que, bien utilizada, nos va a ayudar a optimizar nuestro consumo energético. Eso sí, supone un coste inmediato. Llegar a un equilibrio entre la información que necesitamos y la inversión necesaria para tener esta información es uno de los retos a los que se enfrentan los responsables de la gestión energética de empresas y organizaciones.

 

 

COMPARTIR EN:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *