Post | miércoles 30 mayo, 2018

Fórmulas de financiación de proyectos de eficiencia energética

Tras una auditoría energética o una revisión del desempeño energético de una instalación se proponen ciertas medidas de ahorro y eficiencia energética. Existen casos, como puede ser la optimización de la factura o la adecuación de horarios y temperaturas de consigna para reducir los consumos que no necesitan de ningún tipo de inversión, pero otras mejoras sí van a requerir de una dedicación de capital.
Algunos ejemplos de mejoras que requieren inversión: La instalación de una planta de autoconsumo fotovoltaico, un sistema de telemedida y seguimiento de consumos energéticos, la instalación de puntos de recarga de coche eléctrico, o una renovación de la iluminación o del sistema de climatización.

Al igual que el mercado proporciona múltiples formas de financiación, también existen infinidad de formas de clasificarlas. Aquí hemos optado por dividir la financiación de proyectos de eficiencia energética o autoconsumo renovable en tres grandes bloques:

  • Autofinanciación
  • Financiación en balance
  • Financiación fuera de balance

Esta clasificación tiene sentido porque en función de las necesidades y circunstancias de cada empresa, su tamaño, su liquidez, el tamaño o la replicabilidad del proyecto a financiar, etc. puede visualizar el modo idóneo de financiación para su caso.

Analizamos brevemente cada uno de estos bloques de financiación:

Autofinanciación

La autofinanciación es la alternativa de financiación más sencilla, donde el propietario de la instalación, generalmente también el usuario y consumidor, usa su propio efectivo para pagar una mejora energética. Este sistema de financiación es muy común en pequeñas implantaciones, pero no es una opción por sí sola para consumidores sin la suficiente holgura de liquidez.

Financiación en balance

Se trata de soluciones de financiación que se reflejan en el balance de situación de la compañía, ya que reflejan nuevos pasivos y activos en manos de la empresa. Se trata de una alternativa clásica, donde la empresa beneficiaria se endeuda para adquirir un bien, y dicho endeudamiento queda reflejado en su balance.

Las principales alternativas de financiación en balance que hemos identificado para implantación de mejoras energéticas son:

  • Créditos / préstamos / leasing … (productos bancarios)
  • Ayudas y subvenciones
  • Contratos EPC / ESC con financiación bancaria
  • Crowdfunding

Financiación fuera de balance

Las soluciones de financiación fuera de balance implican que un tercero aporta la financiación necesaria para acometer el proyecto, y el beneficiario simplemente disfruta de los activos a cambio de un pago periódico. Suele implicar una limitación en los derechos directos sobre los activos hasta la finalización del contrato.

Las principales alternativas de financiación fuera de balance que hemos identificado para implantación de mejoras energéticas son:

  • Renting
  • Contratos EPC / ESC con financiación de ESCO
  • Financiación on-bill, que se suele establecer con comercializadoras de electricidad para la financiación de la factura.
  • Financiación basada en equity, mediante un inversor interesado en nuestra instalación.

Además de las ventajas/desventajas que pueda tener cada fórmula de financiación, cada una de ellas será más adecuada para unos proyectos que para otros. Será necesario estudiar las necesidades específicas de cada cliente para encontrar la fórmula óptima.

En el webinar que tuvo lugar el pasado miércoles 6 de junio, se pudieron ver en concreto los pros y contras de cada una de las fórmulas de financiación poniendo ejemplos sobre lo más adecuado en cada caso.

Puedes ver aquí el video del webinar.

video-webinar-financiacion EE

COMPARTIR EN:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *