Skip to main content

Se están viviendo momentos excepcionales en el mercado de la electricidad. El año 2020 cerraba históricamente bajo, a 33.96 €/MWh, debido a la pandemia. Tan solo unos meses más tarde, el precio se disparaba de manera abrupta por encima de los 100 €/MWh, llegando a sobrepasar los 200 €/MWh en el último trimestre. Esos meses se batieron records de precios de electricidad día tras día, cerrando finalmente 2021 a 119.93 €/MWh.

MEDIA DEL PRECIO DE LA CASACIÓN DEL MERCADO DIARIO

Las variables que afectan directamente en los precios de la electricidad son fundamentalmente; los precios de los derechos de emisión de CO2 y el precio del gas. Ambos viven también sus momentos de máximos históricos

El gobierno ha tratado de paliar la subida de precios con medidas urgentes en las que bajaron considerablemente los cargos (tras la subida que trajo el cambio tarifario del 1 de junio) y realizando descuentos sobre impuestos.

Actualmente, la suma de peajes y cargos publicados para 2022 no llega a las cifras de junio, pero ya no existe esa bajada significativa propuesta para los últimos meses del año 2021.

Con este panorama de precios ¿qué se puede hacer para controlar el riesgo? O, dicho de otra manera, ¿cómo se puede ajustar el sobrecoste en la factura de electricidad para minimizar las “pérdidas” esperadas?

La tabla siguiente resume las principales opciones para un consumidor:

Tipo de contrato Ventajas Inconvenientes
Fijo anual

– Conocimiento del presupuesto anual por adelantado. (no habrá sobresaltos a final de mes)
– Facturación mucho más clara y sencilla

– Quizá muy por encima del precio al que finalmente cierra el año.
– Suelen añadir primas de riesgo al precio final.
– Suelen tener permanencia.

Indexado puro

(pass through)

– Precios transparentes donde se paga exclusivamente un margen comercial.
– Permiten beneficiarse de las horas más baratas del mercado.
– A la larga, supone un ahorro.
– No suele tener permanencia.

– Todo el riesgo de la posible subida de precios, lo asume el consumidor.
– Facturas más complejas.
– Incertidumbre de precios.
Contratos fijos a largo plazo – Conocimiento del presupuesto por adelantado para toda la duración del contrato.
– Permite conseguir un precio muy por debajo del precio actual de mercado en el primer año o años (a costa de precios relativamente altos en los años finales del contrato)
– En caso de querer cancelar el contrato las cláusulas de salida llevan penalizaciones que no suelen compensar.
– Posiblemente, para los años finales del contrato el precio fijo pactado estará por encima de los precios de mercado

Las comercializadoras también ofrecen productos con contratos de soluciones intermedias como pueden ser;

  • Indexados pass pool.
  • Indexados con cierres de % de volumen.
  • Precios fijos negociables por trimestres.
  • Etc.

La mejor opción dependerá de la estrategia de la empresa y del riesgo que esta esté dispuesta a asumir. Lo más conveniente sería realizar un estudio personalizado de consumos, presupuestos y flexibilidad en la demanda, para elegir lo que mejor se adapte a cada consumidor.


Desde CREARA podemos ayudar a tu empresa en todo lo relacionado a la negociación de contratos de energía:

1 Buscamos la oferta más ventajosa entre una larga lista de comercializadores.

2. Te asesoramos sobre la conveniencia de elegir un precio fijo o indexado.

3. Te ayudamos a revisar y entender las claúsulas del contrato de comercialización.

 

Además, hemos organizado un webinar para el 8 de febrero en el que analizaremos las posibles alternativas y herramientas para mitigar los riesgos y minimizar costes a la hora de cerrar contratos de aprovisionamiento de energía. Solicita tu plaza aquí.

¿Quieres saber más?

Deja aquí tus datos para solicitar información

    Quiero suscribirme a la newsletter.